Nanga Parbat, la montaña asesina

El alpinismo es un deporte de riesgo, de eso no hay duda. No hay más que echar un vistazo al número de muertes que han ocurrido entre los valientes que han intentado emular a Edmund Hillary, el neozelandés que coronó en primer lugar el pico más alto del mundo, el Everest.