Pie plano

El pie plano es a menudo una afección compleja, con síntomas diversos y grados variables de deformidad y incapacidad. Hay varios tipos de pie plano con una característica en común: la caída (pérdida) parcial o total del arco.

Así mismo dichos pies pueden presentar una deformación asociada que la más común es la de Valgo, que consiste en la lateralización de los talones hacia dentro, esto es muy característico en la edad infantil, debido a la laxitud músculo-ligamentosa que a estas edades todos los niños poseen.

Otras características comunes a la mayoría de los tipos de pie plano son:
• Los dedos y la parte delantera del pie están desviados hacia afuera.
• El talón se desvía hacia afuera y el tobillo parece inclinarse hacia adentro.
• El tendón de Aquiles es corto por lo que el talón se despega del suelo antes de lo normal cuando se camina y puede actuar como una fuerza deformante.
• En algunas personas con pie plano pueden aparecer juanetes y dedos en martillo.
Además, los adultos con sobrepeso tienen a menudo pie plano.

 

Pie Plano Flexible

El pie plano flexible es uno de los tipos más comunes de pie plano.

Comienza generalmente en la niñez o en la adolescencia y continúa en la vida adulta. Aparece por lo general en ambos pies y su gravedad aumenta con el transcurso de los años. A medida que la deformidad empeora, los tejidos blandos (tendones y ligamentos) del arco pueden estirarse o desgarrarse e inflamarse.

El término “flexible” significa que cuando la persona está parada y el pie está apoyado en el suelo y sostiene el peso el pie es plano y cuando la persona no está de pie el arco vuelve a formarse.

Los niños pequeños hasta los 6-7 años presentan la imagen de pie aplanado, ello es debido a la bolsa adiposa (grasa) que protege las estructuras cartilaginosas de lo que será el pie en un futuro cuando esté formado, el traumatólogo o el pediatra son los que en cada caso juzgarán la necesidad o no de tratar dichos pies. En la mayoría de los casos se asocia a un genu valgo de rodillas (las rodillas se curvan hacia dentro como en X). En los adolescentes los pies planos les causan cansancios y esguinces repetidos, pero en general lo toleran, siendo ésta la causa mayoritaria de que no se traten los pies, junto con la psicología del adolescente que es reticente a los tratamientos ya que piensan que les condicionará sus calzados, hecho que hoy en día no es cierto, con el tratamiento pueden llevar cualquier calzado juvenil, tanto deportivo como informal.

Observaremos la deformación del calzado la cual suele desgastarse por la parte interna y en los casos más graves se torsiona el calzado hacia dentro.


image1
Arco plantar caído


image2
Valgo de retropié


image3
Pie plano flexible

Los síntomas que pueden manifestarse en algunas personas con pie plano flexible incluyen:


Diagnóstico de Pie Plano Flexible

Para el diagnóstico del pie plano, el traumatólogo examina el pie y observa su forma cuando la persona se halla de pie y cuando se halla sentada.


Opciones para el Tratamiento

Se pueden realizar ejercicios que ayuden a que el pie plano deje de doler o molestar como:

No debemos olvidar que el pie es como una marioneta, que lo que le da vida son las cuerdas que la sustentan, así las cuerdas tendinosas que en él se insertan le confieren movilidad y fuerza para poder andar, correr y saltar.

Un pie con deformidad, pero bien compensado ortopédicamente y con buenas capacidades musculares es un pie asintomático.

Tratamiento ortopédico

En función del tipo de pie y de las características del niño es posible que necesite algún tipo de plantilla o calzado especial. Su traumatólogo le indicará.

Las plantillas por sí solas no corrigen, solo ayudan a que mientras dura la maduración osteoarticular del niño, la forma del pie sea algo más anatómica y no duela. Esto ocurre a los 7-8 años.


¿Qué características debe tener el calzado del niño?

Cirugía de Pie Plano

Existe una variedad de técnicas quirúrgicas para corregir el pie plano. Su caso puede hacer necesaria la aplicación de un procedimiento o de una combinación de procedimientos. Todas las técnicas quirúrgicas se dirigen a aliviar los síntomas y a mejorar la función del pie. Entre esos procedimientos se encuentran las trasferencias de tendón y estiramiento de los tendones, la realineamiento de uno o más huesos, la fusión de las articulaciones y la inserción de implantes.