Frankfurt, la medalla más dura

No porque se haya realizado con anterioridad un reto similar significa que se vaya a conseguir, o al menos que éste fuera más asequible. Tengo que confesar que no estaba nervioso, o al menos, más nervioso que otras veces. Frankfurt sería mi tercer Ironman y las sensaciones entre el primero y el segundo hacían augurar que podría con éste sin mayores problemas.